El perfecto kit de emergencia para bodas


Si de algo estamos cada día más seguros es de que los pequeños detalles marcan grandes diferencias. Las bodas organizadas y planeadas con cariño son algo más que una sucesión de eventos. Son una sucesión de detalles en los que cada invitado se sentirá cuidado y apreciado.

Cosas tan simples como los kits de emergencia en los baños, pueden, no ya salvar la vida….no vamos a ser tan dramáticos, sino facilitar y hacer sentir cómodos a nuestros invitados en ciertas circunstancias sensibles que pueden suceder cuando pasamos muchas horas fuera de casa.

Una forma tan sencilla de devolverles y agradecerles su presencia en un día tan especial y que nos dejará en tan buen lugar.

¿Quieres saber como triunfar y quedar como una gran anfitriona? sigue nuestros consejos para que tu kit de emergencia sea ¡simplemente perfecto!

f4f0ffb60afab21c5fcf6e861ef5474a

Vamos a ver lo que podemos meter en nuestras cestitas para el kit de emergencia:

Lo primero que desaconsejamos totalmente es incluir medicamentos. En las bodas suele haber niños, que en un momento de descuido pueden alcanzar lo que no deben, así que si quieres tener (por si las moscas) algún antiinflamatorio, antiácido o algo similar, muy bien, pero mejor bajo custodia.

Podemos incluir enjuague bucal con pequeños vasitos o bien en formato spray.

Cepillos de dientes desechables, crema e hilo dental.

Tiritas.

Barritas anti rozaduras y arnica para los golpes.

Colonia fresquita.

Desodorante en spray

Chicles y caramelos.

Compresas y tampones.

Horquillas para el pelo y laca.

Crema de mano, lima de uñas y algún esmalte en colores transparente, neutro y rojo.

Toallitas húmedas refrescantes.

Pañuelos de papel.

Quitapelusas y quitamanchas.

Un set de aguja e hilo, además de imperdibles de varios tamaños.

Algún producto para eliminar maquillaje y, si no vas a colocar un beauty corner, un pequeño pack que permita retocarse a la que lo necesite.

¿Esperas bebés en tu boda? Pues unos pañales y toallitas para ellos pueden salvar el pellejo de su mamá en un momento dado.

Una esponja abrillantadora de calzado puede resultar también de utilidad.

Algún par de pantis es una idea que en más de una ocasión hemos echado de menos.

Todo esto, aderezado con cariño y colocado con buen gusto, conformarán la perfecta cesta que nos dejará en el mejor lugar posible con nuestros invitados.

¿Echas algo de menos? ¡Pues cuéntanos! Y si crees que nuestro post puede resultar a alguien más de utilidad ¡te animamos a compartirlo!

Foto vía Pinterest